La importancia de las actividades deportivas

Los alumnos de Transición a la Vida Adulta y el grupo
de 6º de la Etapa de EBO (Educación Básica Obligatoria) participan, junto a otros compañeros de diversos colegios de Educación Especial de Madrid, en la actividad de Juegos Psicomotores dentro del Programa de Deporte Escolar Adaptado  que el Ayuntamiento de Madrid desarrolla a través de Special Olympics en diferentes polideportivos. En esta ocasión  estamos en el Centro Deportivo Municipal Vicente del Bosque.

Se trata de una jornada deportiva con fines lúdicos-recreativos donde se proponen diferentes juegos psicomotores adaptados a las competencias motrices de nuestros alumnos y que previamente se han trabajado en el centro educativo para de esta manera facilitar la participación de todos nuestros alumnos a través de juegos y actividades que ya conocen. Estos juegos psicomotores se basan en el conocimiento y control del propio cuerpo (tono, postura, movimiento, respiración, emociones, etc.), así como en la posibilidad de relación con otras personas  en espacios diferentes a donde desarrollamos habitualmente este tipo de actividades.

Con este tipo de actividades deportivas desde  el Centro Araya queremos ofrecer a nuestros alumnos diferentes posibilidades de actividad física a través del  juego y sobre todo tener la oportunidad  de pasarlo bien y disfrutar en comparaya specialolimpics1añía de otros.

Es importante no olvidar,  tanto por parte de los profesores
como por los padres, que la actividad física es un elemento clave en el desarrollo de la persona. La práctica de una actividad física y deportiva es de gran utilidad para las personas con TEA, no sólo es un elemento terapéutico y de esparcimiento físico sino que conlleva otra serie de beneficios  vinculados al nivel intelectual, emocional y socio-afectivo que benefician de manera global todos los aspectos de salud de la persona.

Además la práctica deportiva supone para nuestros chicos  una mayor posibilidad de tener oportunidades de  integración social mediante una práctica inclusiva aprovechando todos los recursos disponibles que nos ofrece nuestro entorno más inmediato (pistas deportivas, piscina municipal).